Pasion Blaugrana

 

EL COLECCIONISTA DE ORO CAMINO DE SER EL MEJOR GOLEADOR DE TODOS LOS TIEMPOS

 Es de Oro Puro

El astro argentino del F.C Barcelona recibió el premio que le acredita como el máximo artillero Europeo la pasada campaña, el segundo trofeo para un jugador que no para de crecer.


 

Leo Messi ya tiene su segunda Bota de Oro, la que le acredita como máximo goleador de Europa de la temporada 2011/12, cuando marcó 50 goles en la Liga. El argentino ha tenido presentes a sus compañeros a la hora de recibir el galardón: "Es un premio grupal, siempre que gano uno individual lo digo. Es la realidad, y este más que ninguno. Es un premio por marcar goles y sin los compañeros no los habría hecho". Si se tuviera que quedar con algún gol del curso anterior, Messi ha declarado que lo haría con "los más importantes: los de la Supercopa, el Mundial de Clubes y en la Copa del Rey", porque todos comportaron el triunfo final en la competición. Luis Suárez: "Ha cambiado la historia" El '10' azulgrana ha recibido la Bota de Oro de manos de Luis Suárez, ganador del Balón de Oro en 1961, cuando jugaba en el Barça. El ex futbolista ha elogiado sin tapujos a Leo Messi: "Es un jugador que lo tiene todo, velocidad, técnica y gol. Ha cambiado la historia, es la esencia del fútbol". El acto, que se ha celebrado en la Antigua Fábrica Damm de Barcelona, ha sido presentado por la periodista Olga Viza y ha contado con numerosas personalidades. Messi lo ha vivido junto al presidente Sandro Rosell y muy cerca de sus familiares. Tampoco se han querido perder la cita diversos directivos, los entrenadores Cairo y Carmona y los deportistas Puyol, Xavi, Navarro, Sedano y Juanín.

 

DECLARACION UNIVERSAL DEL BUEN FUTBOL EN UN ESCENARIO EN EL QUE SE JUEGA COMO EN CASA

 Diciembre de 2011, otro paseo por la Castellana 

Maravillosa actuación del Barça ante un Madrid que se ha adelantado a los 24 segundos, pero la superioridad azulgrana se ha plasmado con los goles de Alexis, Xavi y Cesc 
 


Por cuarta temporada consecutiva, el Barça ha aclarado muchas cosas en el Santiago Bernabéu. La principal, que conserva la hegemonía futbolística. En un clásico de alto voltaje, se ha rehecho con majestuosidad y ambición de un accidente inicial. Tres goles han certificado otra victoria histórica en casa del eterno rival. Siempre con su decálogo de buen fútbol, ​​coincidiendo con 63º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. De esta manera, el cuadro barcelonista recupera el liderato, con un partido más que el Madrid.

El peor de los panoramas posibles se ha hecho realidad a los 24 segundos, cuando una imprecisión defensiva del Barça ha caído a los pies de Benzema y ha firmado el 1-0. A partir de ahí, el Madrid -sin trivote y con Coentrao de lateral derecho- ha dado un paso atrás. Esperaba con la retaguardia adelantada, regalando el balón al vigente campeón, atrevido. Su reacción ha sido imponente. Una mano de Casillas evitó el empate de Messi en el minuto 6. Coincidiendo con el primer cuarto de hora de partido, Pep Guardiola ordenaba una defensa de tres. Máximos riesgos, dominio absoluto.

Control y empate de Alexis

Así, el Barça asfixiaría el eterno rival, que sólo olía el esférico en alguna rápida transición (Cristiano ha tenido el segundo en el minuto 24). Busquets y Puyol se han convertido en dos auténticos muros y evitaban males mayores. Un incisivo Alexis Sánchez se apuntaría el empate a la media hora, con un latigazo desde la frontal, tras un eslalon de Messi. La tensión del clásico iría en aumento. Al descanso, nueve faltas cometidas del Madrid y cuatro del Barça, pero una tarjeta para los locales y dos para los visitantes (Alexis y Messi por protestar).

Obra maestra Alves-Cesc

Si el primer tiempo había arrancado con infortunio azulgrana, la suerte sonreiría a Xavi en la reanudación. Un tiro suyo lo desvió Marcelo, despistando a Casillas y convirtiéndolo en el 1-2 (min 53). El Clásico adquiriría un ritmo vertiginoso. El Madrid se ha estirado, incomodando la salida de balón del Barça, que a su vez, subía la sensación de peligro, de sentencia. Cristiano Ronaldo ha perdonado la igualada y, a continuación, Cesc ha rubricado un gol monumental rematando de cabeza un delicioso centro de Alves (min 65).

Recital inapelable

Con el 1-3, el juego del Madrid se ha endurecido aún más y se cargaría de tarjetas. Los blancos lo intentaban con el corazón, sin mucho convencimiento. El Barça tocaba y tocaba, dejando acciones para la hemeroteca, como un regate de un Iniesta sublime, con un simple toque exquisito (min 80). Incluso pudo hacer más grande el destrozo. No ha sido necesario. Su superioridad no admite ningún tipo de discusión. El buen fútbol, ​​lo que define el Barça actual, se ha impuesto en el Clásico más universal de la historia. Millones de personas han visto como la filosofía azulgrana sigue imponiéndose temporada tras temporada.


BARCELONA 3 - 1 MANCHESTER UNITED, WEMBLEY SE VUELVE A ENAMORAR EN UNA NOCHE QUE NO SE NOS OLVIDARA EN LA VIA

 La Copa de la Vida

Éric Abidal ha sido el jugador encargado de levantar la Liga de Campeones de manos del presidente de la UEFA, Michel Platini. Pep Guardiola ha agradecido públicamente el gesto de Carles Puyol. Gestos como este se recuerdan toda la vida, y todas las veces que se recuerdan a uno se le ponen los pelos de punta


Del lado blaugrana, la alegría que causó a todo el mundo la convocatoria de Eric Abidal se erigió como metáfora de la resurrección planteada por Pep Guardiolauna vez perdiera la Copa del Rey. El defensa francés y Andrés Iniesta, las novedades entre los 20 convocados, 14 de los cuales, canteranos. Así saltó al campo el Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Puyol; Xavi, Busquets, Iniesta; Pedro, Messi, Villa.

En cuanto al Madrid, los ausentes, lesionados y las obligaciones para cambiar el concepto, ofrecían pocas dudas a José Mourinho. Kaká u Özil, dos delanteros o trivote con Granero, eran algunas de las escasas variantes para un partido que, sin ruborizarse, el alter ego mediático de Mou, Aitor Karanka, calificó como de“segundo plano”. Finalmente y con Pipita como gran novedad, el once inicial merengue fue el compuesto por: Casillas; Arbeloa, Carvalho, Albiol, Marcelo; Xabi, Lass; Di Maria, Kaká; Higuain y Cristiano.

El gesto adusto del saludo inicial dio paso a que la pelota corriera como nunca en éste, el clásico que todos querían ganar. La tensión, el miedo al abismo del triunfo y la derrota se palpaba en el ambiente. Movía el Barça el balón y jugaba mientras el Real Madrid iba a buscar el partido como nunca antes en la era Mourinho frente a los culés.

Los merengues no tenían otra opción que apretar bien arriba y adelantar todas sus líneas. El Barcelona, por su parte, no se desesperaba y continuaba con sujuego-control. Poco a poco, la medular de Guardiola se encontraba en la circulación y Messi volvía a mostrarse en zona de nadie, desde donde encaraba y forzaba la amarilla de Carvalho.

Los locales, cada vez que rompían la línea de presión madridista, eran objeto de faltas tácticas. El tiempo pasaba y el Madrid no conseguía llevar peligro, ni mucho menos el gol que lo metiera de lleno en la eliminatoria. Todo se volvía blaugrana con cada minuto que transcurría. La primera ocasión llegó a la salida de un córner en el que Busquets cabeceó solo, aunque forzado, a las manos de CasillasPresión y marca contra presión y marca hacían un partido tremendamente agresivo pero con poco fútbol. Todos corrían y se prodigaban en las ayudas defensivas.

En este hábitat, el Barça, con dos goles arriba, no corría riesgo  y a la espera de su jugada decisiva. Casillas volvió a aparecer para tapar un buen remate de Leo que, minutos después acarició el gol pero su remate se fue apenas desviado. Villa tuvo la siguiente y Casillas, ya el Santo, lo impidió de nuevo con una gran parada. Estabamás cerca el Barcelona que saboreaba el gol en un partido de ida y vuelta. Kaká no aparecía y nos fuimos al descanso con los de Guardiola mereciendo la victoria y clasificados pero con nada resuelto.

Ya en el complemento, y sin variantes, el Real Madrid salió a por todas y en una arrancada de Cristiano, Higuaín consiguió marcar pero De Bleeckere anuló el tanto por una falta previa del portugués sobre Mascherano. Mourinho ya tenía el “si marcamos nos lo anularán”, pero lo justo habría sido pitar falta sobre Cristiano. El Barcelona no encontraba la pelota y, por tanto, tampoco el control del juego. Eran los minutos del Real Madrid y Gerard Piqué se mostraba sólido en cada cruce y despeje.

Sin embargo, y en el mejor momento del Real Madrid, el juego blaugrana encontró su recompensa conceptual y un pase impresionante de Iniesta puso a Pedrocara a cara con Casillas, el gol y Wembley. El canterano no falló y puso el 1-0 que metía al Barcelona, de lleno, en la gran final de la Champions League.

Karanka mandó al campo a Özil y Adebayor por Kaká e Higuaín. En un ataque merengue, Di María estrelló la pelota al palo y en el rebote, Marcelo consiguió el 1-1 que traía la esperanza al seno madridista. El Camp Nou se silenciaba con la igualdad visitante aunque aún necesitaban dos goles más para eliminar al Barça, algo que no consiguió. Keita por Villa y partido cerrado.

El encuentro acabó con la inequívoca sensación de que el conjunto que mejor juega y más busca, tuvo su merecido pasaje a la final ansiada. El fútbol de cantera y ofensivo volvió a vencer todas las dificultades propuestas por un enorme rival que sólo bajó los brazos cuando no pudo más. Un Real Madrid valiente intentó hacer lo que pudo pero ya era tarde para grandezas de última hora. El Barça hizo lo de siempre, respetar su naturaleza y no traicionarse jamás, Abidal en el campo incluido. Es el triunfo de las convicciones, sin lugar a la menor duda


BARCELONA 1 - 1 MADRID, 19 AÑOS DESPUES VOLVEMOS AL LUGAR SAGRADO DONDE COMENZO TODO

 Hola Mr.Wembley, cuanto tiempo, ¿que tal te va?

El Barça jugará la final de la Champions en Wembley, después de una eliminatoria en la que simplemente fue mejor. Los azulgranas firmaron un empate ante el eterno rival en un partido donde la reaparición de Eric Abidal fue la guinda a una noche histórica


Del lado blaugrana, la alegría que causó a todo el mundo la convocatoria de Eric Abidal se erigió como metáfora de la resurrección planteada por Pep Guardiolauna vez perdiera la Copa del Rey. El defensa francés y Andrés Iniesta, las novedades entre los 20 convocados, 14 de los cuales, canteranos. Así saltó al campo el Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Puyol; Xavi, Busquets, Iniesta; Pedro, Messi, Villa.

En cuanto al Madrid, los ausentes, lesionados y las obligaciones para cambiar el concepto, ofrecían pocas dudas a José Mourinho. Kaká u Özil, dos delanteros o trivote con Granero, eran algunas de las escasas variantes para un partido que, sin ruborizarse, el alter ego mediático de Mou, Aitor Karanka, calificó como de“segundo plano”. Finalmente y con Pipita como gran novedad, el once inicial merengue fue el compuesto por: Casillas; Arbeloa, Carvalho, Albiol, Marcelo; Xabi, Lass; Di Maria, Kaká; Higuain y Cristiano.

El gesto adusto del saludo inicial dio paso a que la pelota corriera como nunca en éste, el clásico que todos querían ganar. La tensión, el miedo al abismo del triunfo y la derrota se palpaba en el ambiente. Movía el Barça el balón y jugaba mientras el Real Madrid iba a buscar el partido como nunca antes en la era Mourinho frente a los culés.

Los merengues no tenían otra opción que apretar bien arriba y adelantar todas sus líneas. El Barcelona, por su parte, no se desesperaba y continuaba con sujuego-control. Poco a poco, la medular de Guardiola se encontraba en la circulación y Messi volvía a mostrarse en zona de nadie, desde donde encaraba y forzaba la amarilla de Carvalho.

Los locales, cada vez que rompían la línea de presión madridista, eran objeto de faltas tácticas. El tiempo pasaba y el Madrid no conseguía llevar peligro, ni mucho menos el gol que lo metiera de lleno en la eliminatoria. Todo se volvía blaugrana con cada minuto que transcurría. La primera ocasión llegó a la salida de un córner en el que Busquets cabeceó solo, aunque forzado, a las manos de CasillasPresión y marca contra presión y marca hacían un partido tremendamente agresivo pero con poco fútbol. Todos corrían y se prodigaban en las ayudas defensivas.

En este hábitat, el Barça, con dos goles arriba, no corría riesgo  y a la espera de su jugada decisiva. Casillas volvió a aparecer para tapar un buen remate de Leo que, minutos después acarició el gol pero su remate se fue apenas desviado. Villa tuvo la siguiente y Casillas, ya el Santo, lo impidió de nuevo con una gran parada. Estabamás cerca el Barcelona que saboreaba el gol en un partido de ida y vuelta. Kaká no aparecía y nos fuimos al descanso con los de Guardiola mereciendo la victoria y clasificados pero con nada resuelto.

Ya en el complemento, y sin variantes, el Real Madrid salió a por todas y en una arrancada de Cristiano, Higuaín consiguió marcar pero De Bleeckere anuló el tanto por una falta previa del portugués sobre Mascherano. Mourinho ya tenía el “si marcamos nos lo anularán”, pero lo justo habría sido pitar falta sobre Cristiano. El Barcelona no encontraba la pelota y, por tanto, tampoco el control del juego. Eran los minutos del Real Madrid y Gerard Piqué se mostraba sólido en cada cruce y despeje.

Sin embargo, y en el mejor momento del Real Madrid, el juego blaugrana encontró su recompensa conceptual y un pase impresionante de Iniesta puso a Pedrocara a cara con Casillas, el gol y Wembley. El canterano no falló y puso el 1-0 que metía al Barcelona, de lleno, en la gran final de la Champions League.

Karanka mandó al campo a Özil y Adebayor por Kaká e Higuaín. En un ataque merengue, Di María estrelló la pelota al palo y en el rebote, Marcelo consiguió el 1-1 que traía la esperanza al seno madridista. El Camp Nou se silenciaba con la igualdad visitante aunque aún necesitaban dos goles más para eliminar al Barça, algo que no consiguió. Keita por Villa y partido cerrado.

El encuentro acabó con la inequívoca sensación de que el conjunto que mejor juega y más busca, tuvo su merecido pasaje a la final ansiada. El fútbol de cantera y ofensivo volvió a vencer todas las dificultades propuestas por un enorme rival que sólo bajó los brazos cuando no pudo más. Un Real Madrid valiente intentó hacer lo que pudo pero ya era tarde para grandezas de última hora. El Barça hizo lo de siempre, respetar su naturaleza y no traicionarse jamás, Abidal en el campo incluido. Es el triunfo de las convicciones, sin lugar a la menor duda

CHORREO EN EL BERNABEU EN LA NOCHE EN LA QUE MOURINHO PIERDE LOS PAPELES. MESSI VUELVE A DESLUMBRAR AL MUNDO ENTERO CON UN GOL MARADONIANO. 

 EUROCANGUELO????

Dos goles de Leo Messi acercan más que nunca al Barça a Wembley. El Real Madrid se ganó a pulso acabar con 10 y no pudo frenar al mejor jugador del mundo, quien respondió con lo que él domina: el fútbol


Tal y como adelantamos en la previa, el Real Madrid no sorprendió a nadie y Mourinho, fiel seguidor de lo que le da resultado, continuó con el trivote planteado desde primero de los duelos, con la salvedad de Lass por el lesionado Khedira. Así pues, los locales salieron con Casillas; Arbeloa, Ramos, Albiol y Marcelo; Lass, Pepe y Xabi; Özil, Cristiano y Di María.

Por su parte, el FC Barcelona tampoco resultó una sorpresa para quienes analizamos las posibilidades de rearmado defensivo que intentaría Pep Guardiola y una vez confirmada la ausencia de Iniesta, supimos que sería Keita su reemplazante en una formación que incluía a Valdés, Alves, Piqué, Mascherano y Puyol; Busquets, Xavi y Keita; Pedro, Messi y Villa. A partir de ahora, el juego.

Los primeros instantes se caracterizaron por la fricción constante y con las líneas muy juntas.  Ambos sufrían la ansiedad que se desprendía del miedo al error. Merengues y culés no eran dueños de la pelota y todo se reducía a imprecisiones permanentes. El Barcelona intentaba posesiones largas y el Madrid presionar en su campo para salir a  la contra. Lo de siempre.

Con el correr de los minutos, el Barcelona fue sintiéndose más seguro y los primeros remates fueron suyos, con uno de Villa que salió besando el poste izquierdo de Casillas. Los de Pep Guardiola tenían la pelota y, por tanto, el control. Los blancos reculaban y el choque se parecía demasiado al de Liga, algo que al Madrid no le convenía demasiado. Keita, el menos dotado de la medular culé, no intentaba participar de la circulación, algo que sí hacía Leo Messi y gracias a su aportación, el Barça jugaba. ¿El Madrid? Atrás y sin la más mínima intención de atacar.

El Barcelona, para qué negarlo, era algo más que el Real Madrid. La posición de Messi, importantísima, implicaba que nadie en el Madrid lo encontraba. Una apilada del rosarino dejó a Xavi sólo contra Casillas y el Santo ganó el duelo. Los chicos de Mourinho defendían en bloque y no en grupos de presión; es decir, retrasaban sus posiciones y el once visitante permanecía cómodo porque no perdía una sola pelota. Los dos eran conservadores: el Barça lateralizando y el Real Madrid reculando. ¿El Bernabéu? Callado.Con empate a cero nos fuimos al descanso.

Ya en el complemento, y desde el inicio, Adebayor entró por, una vez más en un Clásico, tímido y desaparecido Özil. Al igual que en la final de Copa, Mou se jugaba por el fútbol directo y mandaba a Cristiano a la banda derecha. En el Barcelona, todo seguía igual y con Messi a punto de encontrar remate para acribillar a Casillas pero Ramos lo impidió justo a tiempo. El 71 % de posesión era culé y el Madrid continuaba al acecho.

Con Ramos y Mascherano amonestados, además de Alves y Arbeloa, las defensas de ambos equipos comenzaban a transitar la delgada línea que separaba un buen partido de la hecatombe. Todo el libreto permanecía, sin embargo, invariable, y apenas eran aproximaciones lo que esbozaban los conjuntos. El cronometro seguía avanzando y el cero a cero mandaba. Pepe, con un plantillazo arriesgado sobre Dani Alves veía la roja directa. El Madrid, una vez más, se quedaba con diez y sin Mou, también expulsado.

¿Qué haría el Barcelona? ¿Se conformaría con el empate o iría a por el gol que lo metiera a medio paso de la gran final? El Santiago Bernabéu era un hervidero y, a pesar de la distancia numérica, los blancos podían sentir el  empujón anímico de su gente. Eran minutos decisivos en la eliminatoria. Lo tuvo Villa pero Íker volvió a ser más que un Santo. El Barça olía sangre pero no mataba. Pedro, tocado por un pisotón sin pelota de Marcelo, daba lugar a Afellay.

Y de manera impresionante, el holandés, la primera que recibió desbordó a Marcelo como si fuera un poste, tiró el centro atrás y Leo Messiel genio del fútbol mundial puso el 0-1 que acercaba al Barcelona a la finalísima de Wembley.

El partido agonizaba y el resultado no variaba pero el futuro, de golpe, se abría a favor del Barcelona, por el resultado del Bernabéu, y las bajas defensivas del Real Madrid para la vuelta.

Y para cerrar el partido, el genio del fútbol mundial, Leo Messi, se pasó a medio equipo merengue y ante la salida de Casillas, a pierna cambiada, pase a la red incluido, sentenció el partido y casi, casi, la eliminatoria. Nacía, de nuevo, y definitivamente, un nuevo Dios del Fútbol.

El equipo de Guardiola encontró lo que buscaba con las armas de siempre y el Madrid, sin cambiar en ningún momento su forma de jugar, esta vez, resultó castigado por las pocas respuestas ofensivas y por la grandeza que no supo encontrar. Pero de eso sabe mucho este Barcelona y Leo Messi.



F.C BARCELONA 5 - 1 SHAKTAR 

 

 Blanco + Camp Nou = 5

El Barça metió pie y medio en las semifinales de la Liga de Campeones después de golear al Shakhtar por 5-1 en un partido loco. Iniesta fue el líder de un equipo que venció con un gol suyo y otros cuatro de Alves, Piqué, Keita y Xavi


El Barça ha encarrilado su clasificación para las semifinales de la Champions League tras golear por 5-1 alShakhtar Donetsk. Los goles de Iniesta, Alves, Piqué,Keita y Xavi han sentenciado a un conjunto ucraniano que ha estado desacertado en ataque y muy inocente en defensa.

Todo indica con esta goleada, junto a la que logró el pasado martes el Real Madrid ante el Tottenham, que en las semifinales habrá dos clásicos más en un atípico mes de abril con cuatro choques entre azulgranas y blancos.

Inicio fulgurante

Los dos primeros minutos del partido han sido el reflejo de lo que acabaría siendo la primera mitad. En la primera jugada del encuentro, Douglas se ha colado hasta dentro del área azulgrana, pero un atento Alves ha evitado que la jugada llegara a inquietar la portería de Valdés. En el siguiente minuto, un mal rechace de la defensa lo ha aprovechado Iniesta para entrar en el área, encarar y batir por el palo corto al meta Pyatov (1-0, min. 2). Don Andrés no ha desaprovechado la ocasión para abrir el marcador ni para dedica el tanto a su hija recién nacida.

Con el marcador a favor, el Barça ha pasado a jugar con tranquilidad haciendo largas posesiones de balón ante unShakhtar que esperaba un error del rival para lanzarse al contragolpe hacia la portería azulgrana. Valdés ha salvado la ocasión de Willian, mientras que minutos después, Luiz Adriano ha fallado de forma incomprensible un mano a mano ante el portero de L'Hospitalet. A la siguiente jugada, Alves ha regalado el balón a Luiz Adriano que se ha encontrado con una rapidísima salida de Valdés. Pero el rechace ha ido para un Willian que ha rematado desde lejos fuera.

Alves amplía la ventaja

Messi se ha encargado de tranquilizar a la afición con una doble ocasión. Primero, en un lanzamiento de falta que ha rozado el poste, y poco después, en un intento de vaselina que casi sorprende a Pyatov. El que sí que ha sorprendido a todos ha sido Don Andrés con un soberbio largo desplazamiento de balón para la carrera de un Alves que ha controlado delante del meta ucraniano y ha anotado a portería vacía (2-0, min. 33). En los minutos restantes de la primera mitad, elBarça ha mantenido el guión aunque no ha logrado su propósito de sentenciar el partido.

Tras el paso por los vestuarios, el Shakhtar ha tratado de meterse de nuevo en el partido pero nuevamente se ha topado con el enorme poderío ofensivo de los de Guardiola.

Minutos locos

Messi ha avisado con un potente disparo que ha atajadoPyatov y poco después, en una jugada ensayada tras un saque de esquina, Gerard Piqué ha batido con un remate afortunado la portería del Shakhtar (3-0, min. 55).

Tres minutos después, un lanzamiento de falta lateral lo ha rematado Rakitsky con la rodilla sorprendiendo por completo a Víctor Valdés (3-1, min. 58). Sin tiempo para que los de Lucescu celebraran su gol, una larga jugada colectiva del Barça ha permitido a Messi asistir para la entrada de un Keita que ha fusilado con un zurdazo a Pyatov (4-1, min. 60).

Xavi cierra la 'manita'

Con el cuarto tanto azulgrana, y el consiguiente carrusel de cambios, el Barça ha seguido buscando ampliar su ventaja. Pyatov ha salvado dos ocasiones de Messimientras que poco después, Alves ha lanzado fuera una falta peligrosa.

El quinto gol estaba cerca. Iniesta ha podido hacer 'doblete' pero su potente disparo se ha marchado por encima del larguero, mientras que el visitante Luiz Adriano volvía a inquietar aunque su disparo cruzado se ha estrellado en el poste.

El que no fallaría sería Xavi Hernández, que tras la enésima subida por la banda de Dani Alves, ha rematado al fondo de las mallas desde dentro del área (5-1, min. 88).

De esta manera, el Barça tiene pie y medio en las semifinales de la Champions League aunque antes deberá cumplir con el trámite de Donetsk, igual que elReal Madrid en Londres. ¡Menudo mes de abril nos espera!


A ARSENE WENGER LE SALIO EL TIRO POR LA CULATA Y SE TUVO QUE GUARDAR SU NARIZ DE PINOCHO PARA LOS PRÓXIMOS CARNAVALES. EL BARCELONA HIZO UN PARTIDO DE 10 Y EL FUTBOL HIZO EL RESTO

 Eternamente grandes!!

El FC Barcelona dio un pasito más en su camino hacia la final de Wembley después de eliminar al Arsenal en los octavos de la Champions. El conjunto azulgrana sufrió como nunca, ganó a lo grande y remontó el 2-1 de la ida con goles de Messi (2) y Xavi.


El Barça sufre en la primera parte con un Arsenal muy defensivo pero finalmente consigue sobreponerse al resultado adverso y estará en los Cuartos de Final de la Champions League.

Finalmente la presunción se hizo realidad y Van Persie aparecía en el once inicial, no se conocía si totalmente recuperado o no, pero que se convertía en un inconveniente más para los de Pep Guardiola.

Por parte del Barça, la banda izquierda finalmente sería para Adriano que en los últimos días parece ser que ha sobrepasado a Maxwell en cuanto a la confianza del Míster se refiere.

Comenzaba el partido y Massimo Busacca, el árbitro del partido y viejo conocido de los equipos españoles, se guarda la primera tarjeta amarilla en una entrada durísima a Xavi de Clichy a las primeras de cambio.

El Arsenal adelantaba muchos sus líneas en los inicios del partido para aprovechar el empaque de sus bandas, pero la defensa tan avanzada provocaba la primera del Barça, con pase en profundidad de Xavi para Pedro que finalmente saca a córner Koscielny.

El Arsenal, a los quince minutos de partido continuaba con las líneas muy juntas sobretodo defensa y medio campo impidiendo así que el Barça pudiese meter pases en profundidad en la línea de tres cuartos.

El dominio era claramente culé y el Arsenal traicionaba en parte sus principios para poder sacar algo en claro en esta eliminatoria, no obstante al borde del minuto veinte llegaría el primer contratiempo para los de Wenger, que ven como Szczesny tiene que ser sustituido por Almunia, al lesionarse en un dedo al parar un libre directo de Dani Alves.

En el minuto treinta y cinco el control del balón sigue siendo del Barça, y con el Arsenal encerrado atrás, Adriano se interna por la  izquierda y manda un trallazo al palo en lo que sería la jugada más peligrosa del Barça hasta el momento.

Y a pesar de las pocas llegadas con éxito del Barça, el control de la pelota tiene que servir para algo, y dentro del descuento algo excesivo estipulado por el árbitro, el Barça consigue su premio.

Tras error fatal de Cesc que toca de tacón Iniesta con magistral pase habilita a Messi para que después del correspondiente sombrerito bata a Almunia que se queda con la boca abierta. El Barça conseguía un gol muy valioso al término de la primera parte.

Al inicio del segundo tiempo, el Arsenal se tiró tímidamente arriba conocedor que la única manera de poder llevarse la eliminatoria es dejar atrás el juego defensivo y demostrar que son un equipo jugón.  El Barça tenía que alternar un ataque continuado para asegurar el partido con un segundo gol con las tareas defensivas que no permitieran el contragolpe gunner.

Pero en el cincuenta y tres Nasri fuerza el córner ante Abidal y en el lanzamiento Busquets salta más que nadie para meter gol en propia puerta. Se le ponían las cosas difíciles al Barça.

No le tocaba otra a los de Guardiola que echarse arriba para poder contrarrestar el resultado en contra y sólo tres minutos después ocurriría algo que les facilitaría las cosas sin embargo.

Van Persie manda la pelota a la grada en jugada invalidada por fuera de juego y Massimo Bussaca no se lo piensa para sacarle la segunda amarilla que lo envía directamente a las duchas, ante la estupefacción del banquillo gunner y las quejas del propio Robin Van Persie.

Con uno menos, el Barça sigue jugando en tres cuartos con casi todo el Arsenal metido en el área. Y al Barça no hay que perdonarle, y más si está necesitado de goles.

El juego del Arsenal, no estaba siendo el habitualmente ofensivo y tanto esfuerzo defensivo, acaba mermando las líneas de los de Wenger, para que Xavi marque en boca de portería. El mérito del egarense pero la jugada de Iniesta, y Villa se la deja al canterano para que liquide de nuevo a Almunia y ponga el empate global en el marcador.

Pero los de Guardiola querían más, el empate era bueno pero ganarlo mejor. Poco después del dos a uno, en una nueva internada de Messi, Koscielny derriba al argentino dentro del área. El penalti lo chuta Leo muy flojito y Almunia no  llega ni a tirarse.

EL Barça tenía los cuartos casi a punto, pero un solo gol del Arsenal los mandaba para casa. A partir de ahí Wenger decidió pasar al ataque metiendo en el campo a Arshavin y Bendtner. Los culés intentan dormir el partido y es el ruso el que la tiene tras fallo defensivo culé.

 


BARCELONA 4 - 1 MALAGA, EL BARCELONA GANA CON SOLVENCIA AL MÁLAGA MIENTRAS QUE EL MADRID PINCHA EN ALMERÍA E INMEDIATAMENTE CULPAN AL ARBITRO... HAY QUE VER QUE MALA MEMORIA TIENEN ALGUNOS

 Villarazos al Villarato 

El FC Barcelona ya ve al Real Madrid desde la distancia. El conjunto azulgrana puso tierra de por medio respecto a su perseguidor en la Liga, al que ya aventaja en cuatro puntos después de golear al Málaga en otro partido mágico. Iniesta, Pedro y Villa (2) marcaron los goles.



A más de un culé le vino a la cabeza la célebre canción de Joan Manuel Serrat antes del empezar el partido: "Hoy puede ser un gran día". La noche no podía empezar mejor en el Camp Nou. El tropiezo del Real Madrid ante el colista Almería (1-1) coronaba matemáticamente como campeones de invierno a los de Pep Guardiola. Y lo que es mejor, les daba la oportunidad de distanciarse de su 'eterno rival' en la clasificación. Dicho y hecho. La ocasión la pintaban calva y no fallaron.

El Barça estuvo en su línea. Brillante, espectacular, inmenso. Los azulgranas van de goleada en goleada, de récord en récord, y no hay quien les ponga freno. Tampoco el Málaga de Manuel Pellegrini, un técnico que tradicionalmente le ha puesto las cosas difíciles a los culés. Su millonaria inversión en fichajes este invierno no le sirvió de nada. Los Demichelis, Batista y Maresca vieron cómo su rival pulverizaba la marca histórica de puntos en una primera vuelta de la Liga: 52.

Iniesta 'responde' a Mourinho

Ver en acción a este equipo es como estar ante una obra de arte, una auténtica delicia. Para desesperación del Madrid, su eterno perseguidor. Justo en el mismo momento en que José Mourinho y Jorge Valdano buscaban excusas y apuntaban al árbitro por su triste empate en Almería, Iniesta marcaba el 1-0. Un detalle anecdótico, pero significativo.

El Barça hablaba en el césped. Otros, fuera. Y su 'respuesta' fue contundente. El centrocampista manchego adelantó a los culés con un golazo de crack. Alves centró desde la derecha, y 'don Andrés', de primera y sin necesidad de controlar el esférico, batió a Asenjo con un derechazo que, tras rebotar en el poste, se coló como una exhalación en la red (1-0, 7').

Messi asiste, Villa marca

El dominio local fue avasallador. El Málaga sólo podía ver cómo el balón circulaba de pie en pie a la velocidad del rayo entre sus rivales. Xavi, magnífico en la distribución, avisó en el 16' con un bellísimo disparo de rosca que se estrelló en el larguero. Fue el preludio de lo que vendría muy poco después.

El 2-0 llegó en el 17'. Busquets, todo un 'todoterreno' en la media, recuperó el balón en los tres cuartos del campo, lo cedió para Xavi, y éste a Messi. El argentino se inventó una asistencia magnífica entre una nube de defensas, Villa se plantó solo ante Asenjo... y le batió con un chut que se coló entre sus piernas (2-0, 17').

Alves se 'rompe'

La lesión de Dani Alves en el 25' frenó durante unos instantes el vendaval de juego azulgrana. El brasileño sufrió un tirón en la parte posterior del muslo y fue sustituido por Adriano. Su compatriota cumplió muy bien su cometido.

Magnífico Pedro

Poco a poco, el Málaga fue endureciendo su juego, pero eso no desestabilizó a los culés. Así, en el 35', Pedro marcó el 3-0. Messi, otra vez, sirvió un pase decisivo a Iniesta, Asenjo rechazó en el mano a mano... y el canario, llegando desde atrás, sólo tuvo que empujar el balón a la red.

Messi, en el 41' y el 44', tuvo en sus botas en cuarto, fallando dos oportunidades de las que no suele perdonar. No importa. Cuando no marca, se 'disfraza' de pasador y, como en esta ocasión, pone los goles en bandeja. Pero el marcador no varió hasta la reanudación.

Goles de Duda y Villa tras el descanso

El Málaga recortó distancias en el 68', con un impecable lanzamiento de falta de Duda. Su zurdazo fue impecable (3-1).

Pero Villa volvió a poner muy pronto las cosas en su sitio logrando su segundo tanto de la noche. El 16° -13° en Liga- en su primera temporada en el Barça. Una estadística para quitarse el sombrero. Xavi le dio una asistencia de tiralíneas y el asturiano marcó tras driblar a Asenjo (4-1, 74').

La recta final del choque sirvió para que, entre otras cosas, el Camp Nou pudiera disfrutar con su nuevo fichaje, Ibrahim Afellay que, al igual que ocurrió el miércoles ante el Betis en la Copa, dispuso de sus primeros minutos en Liga. También tuvo su oportunidad Bojan, reñido con el gol, y al que el público demostró su cariño.

La fiesta tuvo un final feliz. El Barça acaba la primera vuelta como campeón de invierno, con récord de puntuación y, lo que es mejor, a cuatro puntos del Real Madrid. ¿Quién da más?.
 


BARCELONA 5 - 0 REAL BETIS

  Messi es de Platino... 

El Barcelona cierra la eliminatoria de cuartos de final con una soberbia actuación del crack argentino. El Pulga calla las voces de varios sectores de la prensa y demuestra por qué es el mejor de todos. Tres goles suyos iniciaron la goleada ante los andaluces, rematada con tantos de Pedro y Keita. Pudo marcar más goles el equipo catalán pero Casto, pese a sufrir cinco anotaciones, ha estado en gran nivel. También lo ha estado Pinto, meta culé. No hay dudas, Messi es el mejor.



Messi no encuentra límites, ni siquiera después de unos días agotadores marcados por el polémico 'Balón de Oro'. Herido quizá por quienes le acusaron de, indirectamente, 'robar' el galardón a sus compañeros españoles, firmó una actuación antológica que castigó a un Betis sobresaliente hasta que se agotó en la media hora final.
 
Incansable, generoso, desbordante e inigualable en el uno contra uno, el argentino firmó otro 'hat trick' antológico en un duelo más difícil para los culés de lo que indica la 'manita' final, una más en esta temporada de ensueño. El líder de Segunda fue osado en el Camp Nou pero no pudo derribar a un Pinto magnífico y acabó triturado.
Messi es de platino pero Xavi y, sobre todo Iniesta, también dejaron detalles de superclases. El balón picado con la punterita por don Andrés en la jugada del quinto gol, será casi tan vista en países como Burundi como los gambeteos y goles del rey del planeta, de uno de los grandes de todos los tiempos. Y con sólo 23 años.
Homenaje a los tres tenores de oro y al valor de la Copa del Rey, un torneo muy vivo a pesar de los eternos problemas de calendario y de las eliminatorias a doble partido por imperativo de los grandes, los mismos que más se quejan luego de que no hay fechas. Salvo Víctor Valdés y Abidal, Guardiola puso a su once de gala. Ya avisó en la víspera que desconfiaba del Betis, ahora en el 'infierno' pero un clásico que siempre se lo puso difícil a los culés en el torneo del K.O.
 
Encomiable la actitud de los verdiblancos y valiente planteamiento de Pepe Mel, ya que ordenó presionar muy arriba, lo que dificultaba la salida del Barça porque ni los centrales ni Pinto encontraron a Busquets. Dos líneas muy juntas y adelantadas y un ataque versátil que puso en jaque a los locales y generó momentos de incertidumbre en la grada. El buen hacer verdiblanco provocó incluso una bronca pública de Piqué y Alves.
El dominio era local, también la mayoría de las ocasiones, pero los andaluces avisaban. Jorge Molina se fue de Puyol y tiró fuera, Pinto se lució tras cabezazo del mismo delantero y, al filo del descanso, Rubén Castro la estrelló en el larguero desde fuera del área. Fue poco después de que Messi acertara en una jugada extraordinaria. Iniesta le vio, se la dio y el argentino la elevó con sutileza por encima de Casto. El primer abrazo fue de Iniesta, una prueba de fidelidad y ausencia de celos.
 
Ciertamente, el portero bético estuvo extraordinario en este primer período. Y también afortunado, ya que Villa tocó al palo un pase mortal de Maxwell. Sus mejores intervenciones fueron una mano prodigiosa tras golpe franco de Messi que superó la barrera y se colaba raso, y el desvío de un remate a bocajarro del número uno del universo, que controló y regateó con un toque de pecho extraordinario.
Nada de hundirse con ese tanto con enorme valor sicológico. El Betis volvió a presionar arriba en la reanudación y Rubén Castro volvió a encontrarse con un Pinto gigante en un par de buenos disparos. A partir del minuto 60 y del segundo gol, empero, el cansancio hizo mella en los de Heliópolis. Y eso ante el Barça es la muerte. Ya no existía tanta precisión a la hora de la presión, ni de adelantar la línea. Y Messi mide los tiempos y los espacios como nadie. Dos arrancadas y dos goles para desesperación de Casto, que luego le adivinó la intención en otro gol cantado. Quedaba el tanto de Pedro, con maestría. Y la exquisita guinda: un toque del maestro Iniesta y el cabezazo de Keita. Queda claro por qué el Betis quería jugar la ida en el Villamarín.
 


DEPORTIVO 0 - 4 BARCELONA. EL GUAJE LA VOLVIO A CLAVAR EN UNA DE SUS PORTERIAS FAVORITAS, MESSI GOLAZO A BALÓN PARADO, PR17 FIEL A SUS NUMEROS E INIESTA

Recital de la máquina para recibir el Balón de Oro

El FC Barcelona seguirá una semana más como líder de Primera División tras su cómoda y merecida victoria en el campo del Deportivo. La máquina no para



El partido empezó con el guión de siempre. El Barça que quería tener el balón y el Deportivo que se encerraba detrás esperando su ocasión en algún contragolpe. Así, no es de extrañar que en los primeros minutos la posesión del Barcelona llegara a ser del 80%. Pero las ocasiones no llegaban. Un centro-chut de Pedro a los 5 minutos que obligó a Aranzubia a mandar el balón a córner, fue la primera oportunidad un poco clara, pero a partir de aquí los de Pep Guardiola se encontraron con muchas dificultades para superar la tela de araña que tejían los jugadores del Deportivo.

El Barça dominaba, pero le faltaba el acierto necesario en el último pase, el decisivo. Pero quien no falló ese pase decisivo fue Messi. En el minuto 26 se lo dió a David Villa para que de chut raso batiera al portero del equipo gallego. Era el 0-1. Lo más difícil estaba hecho. El gol dio tranquilidad al Barça, que pudo darle un poco menos de ritmo al encuentro.

La sentencia pudo llegar en el minuto 37 con otro gol de... ¡Abidal! El francés marcó con un disparo muy parecido al del miércoles en San Mamés, pero el defensa barcelonista estaba en fuera de juego. Por poco, pero era fuera de juego. Hasta el descanso, sólo destacar un disparo de Rubén Pérez por el Deportivo que salió desviado.

GOLAZO DE MESSI

La segunda parte no podía comenzar mejor para el Barça. Primeros minutos de dominino, pero sin ocasiones, hasta que se llegó al 5'. Leo Messi que se iba como una flecha hacia portería y Rubén Pérez que le tiene que agarrar. Tarjeta amarilla, pero parecía mejor hacer esa falta, relativamente lejana, que dejar ir al argentino. Pero pocos se esperaban lo que iba a llegar. Lanzamiento magistral de Messi, fuerte y colocado, a la escuadra de la portería de un Aranzubia que, desesperado, sólo pudo hacer la estatua y un gesto significativo, el que hacemos todos cuando queremos mandar algo o alguien más allá de donde se pone el sol. Ya me comprenden...

Total, que dos disparos entre los tres postes y dos goles. Más efectividad, imposible. El partido no estaba sentenciado, pero casi, casi. El público, que había aplaudido el golazo de Messi, seguía animando a su equipo, pero sabiendo que sólo un milagro podía arreglar aquello. Además, el Deportivo, ni se atrevía prácticamente a intentar hacerle daño al Barcelona.

Así las cosas, empezó el gran rondo del Barça. Posesión del balón total y absoluta y a verlas venir. El Deportivo no podía ni quería hacer nada más. Y el Barça, pues con la victoria tenía suficiente.

Y cuando ya en el tramo final parecía que los de Lotina querían abrirse un poco le cayeron dos goles consecutivos. Iniesta primero con un disparo cruzado y Pedro un minuto después tras asistencia de Messi, ponían el 0-4 en el marcador. Cuatro disparos a portería... y cuatro goles.

No fue hasta el quinto disparo a portería cuando llegó la primera parada de Aranzubia. Fue en un disparo de Messi en el minuto 38 que el portero del Depor mandó a córner. Y la última ocasión fue para Adrián, pero Valdés deshizo el uno contra uno mandando el balón a córner.

Con el 0-4 concluyó otro recital de campeón de un FC Barcelona que sigue sin tener límites. Cuando te parece que ya lo has visto todo, el equipo te vuelve a dejar en evidencia. Y que dure...
 

ATHLETIC 1 - 1 BARCELONA. PARTIDAZO COPERO EN LA CATEDRAL EN LA QUE EL FUTBOL PREMIÓ AL MEJOR QUE FUE EL EQUIPO CATALAN

Feliz Nabidal a todos!

Eric Abidal se 'disfrazó' de Rey Mago para darle al Barça su regalo más esperado: el pase a los cuartos de final de la Copa del Rey. El conjunto azulgrana sufrió lo indecible para doblegar a un Athletic que hizo honor a su apodo de 'los leones'. Llorente metió con su gol el miedo en el cuerpo a los de Guardiola... pero por fortuna, no hubo que lamentarlo.



Si el Barça es más que un club, un clásico ante el Athletic en la Copa es siempre más que un partido. Si alguien se pregunta qué es lo que hace mágica esta competición, tendrá la respuesta en duelos como el de este miércoles. O en la final de hace dos años en Valencia, que acabó en las vitrinas del Camp Nou. Los dos equipos más laureados -23 y 25 títulos, respectivamente- luchando a cara de perro en un escenario grandioso. San Mamés volvió a convertirse en la 'catedral' menos silenciosa del mundo para disfrutar de un hermoso espectáculo.

Y no porque el Barça disputara su mejor partido, ni de lejos. Pero sí por emoción, igualdad e intensidad. ¡Qué manera de sufrir!. Los de Guardiola, como ya sucedió el sábado ante el Levante (2-1), evidenciaron que el parón navideño y los turrones no les han sentado bien, pero poco importa: los resultados son buenos y ya están en cuartos de la Copa.

El 0-0 había dejado la eliminatoria completamente abierta. Y el intercambio de golpes fue contínuo. El Barça salió al ataque, como ya había avisado Guardiola, pero sin la chispa ni la frescura que tan temible le hizo en la recta final del 2010. Y el Athletic se aferró a su mejor argumento: al juego directo y en largo hacia sus dos estiletes: Toquero y Llorente.

Con toda la artillería

El técnico catalán sacó su artillería y alineó a su delantera de lujo: Messi, Villa y Pedro. En cambio, Iniesta se quedó fuera y en su lugar entró Keita. Es decir, más fuerza y menos toque en la media. Y lo mismo sucedió con Valdés, el recién recuperado Puyol y Maxwell, que tuvieron descanso y cedieron su sitio a Pinto, Abidal y Adriano.

La primera mitad fue un toma y daca. El Barça dio su primer aviso en el 7', cuando Villa falló un gol cantado cabeceando a bocajarro un gran centro de Alves, que despejó Gorka. El Athletic no se quedó de brazos cruzados y Susaeta, en el 14 y el 23', puso el miedo en el cuerpo a los culés con sendas aproximaciones al área.

Gran 'Piquembauer'

El juego aéreo de los 'leones' creaba muchos problemas a los azulgranas. Y eso que Piqué y Abidal estuvieron perfectos en el eje. Busquets y Xavi buscaban resquicios en el muro defensivo vasco, pero costaba hallar fisuras. Este último 'perdonó' el 0-1 al enviar alto un remate después de que Messi sacara rápido una falta. Y lo mismo ocurrió con Pedro, que lo probó con un zurdazo desde la frontal (41'). Pero el gol se resistía.

Entra Iniesta... y llega el gol

Guardiola buscó la reacción dando entrada a Iniesta por Adriano en el 60'. El manchego debía aportar más dinamismo y profundidad. Pero el panorama no varió apenas.

En el 65', Villa cabeceó alto por muy poco otro gran centro de Alves. No fue la noche de los delanteros del Barça. El asturiano, al igual que Pedro y Messi, lo intentaron de todas las formas posibles, pero la defensa vasca no lo puso fácil y les faltó inspiración en los metros finales.

Abidal se estrena en el mejor momento

Quien sí la tuvo fue Eric Abidal. El defensa francés dio la clasificación al Barça marcando su primer tanto desde que fichó hace tres años por el club azulgrana. Xavi se asomó al balcón del área, se lo cedió a Messi y éste, desde el punto de penalty, a Abidal que, llegando como un obús, batió a Gorka de chut raso (1-0, 74').

El suspense, como en una película de Hitchcock, se mantuvo hasta el final. El Athletic no había dicho su última palabra e hizo sufrit al Barça hasta la extenuación. Llorente selló el empate en el 85', culminando una combinación al borde del área (1-1, 85'). Aún podía pasar de todo. La 'locura' era total.
 


OTRO CHORREO, ESTA VEZ AL REAL MADRID B, LLAMADO COMUNMENTE ESPANYOL. TODA LA SEMANA CALENTANDO EL PARTIDO Y HABLANDO DEL ESTADIO Y LLEGA EL DÍA Y SE QUEDAN EN LA JAULA PARA ACABAR DESPLUMADOS.

¿This is Cornella?...thanks 

La racha de cinco goles sigue en la senda del FC Barcelona. EL Espanyol venía con la convicción de poder plantar cara a un equipo que hasta el momento parecía imparable.

 
Pero nada más lejos de la realidad. El partido comenzó trabado pero solo en plan aparente. Fue el minuto dieciocho cuando Pedro Rodríguez inauguró el marcador poniendo el primer gol en el luminoso , dejando entrever lo que probablemente le esperaba el equipo blanquiazul. Un juego apabullante es lo que a partir de ese momento el Espanyol sufriría en su propio campo donde todavía no habían cedido ni un solo punto.

Fue Pedro Rodríguez el que dio pie a la goleada con su primer gol, a pase de Messi que el canario define en el mano a mano.



La única divergencia en el gol el hecho que durante esa jugada estaba tirado en el suelo Callejón. Aún así, los jugadores del Espanyol no protestan. Por lo que parece la jugada fue legal tanto para los Pericos como para los Barcelonistas.

Era el primer gol, lo cual marcaría todo el partido, ya que no le dio tiempo de reacción al FC Barcelona ni de plantearse el plan defensivo porque en el minuto veintinueve Xavi enrosca un tiro ante portería rechazado por Kameni, y rematado por él mismo en primera instancia que acaba en el segundo gol del FC Barcelona.

Con dos goles de renta, el Barça juega al gusto, y empieza a tocar en un aparente juego de pases donde el Espanyol no es capaz de participar.



El Espanyol sigue insistiendo. Callejón recibe solo dentro del área y le pega al palo contrario, con intención innegable. De repente Valdés la saca con una estirada que ningún jugador del Espanyol esperaba. El Barça aguanta la envestida perica como jabatos.

Pero el esfuerzo no es suficiente. La primera parte termina con el Barça como claro dominador, con el resultado a favor. Dos goles que condicionaron el partido ante la potencia del Espanyol.

EL inicio de la segunda parte fue otra cosa. El Espanyol empezó empujando pero solo de cara ala galería. Una ilusión para los Españolistas que acabaría con la desilusión de los mismos ya que apenas en el minuto sesenta y nueve era de nuevo Pedro el que batía a Kameni empotrando un
rechace a tiro de Messi.



Son tres goles y parece que la intensidad de Cornellá-El Prat se viene abajo. Al menos en apariencia porque solo tres minutos después Osvaldo vuelve a dar vida a los pericos con un golazo a tiro cruzado que nadie se esperaba. Ni siquiera él. Gol de adorno porque ni tan solo con la insistencia perica, nunca pudo el Espanyol ofrecer una resistencia digna de remontada.

A partir de ahí llegaron los dos últimos goles, por parte de David Villa certificando su buen momento en el Barça. Aunque con sendos pases de Messi y Xavi cualquiera se porta como el asturiano.

Un cinco a cero que vuelve a proclamar la excelencia del FC Barcelona ante un rival potente. Son los “enemigos” del Barça los que ponen a prueba a este equipo que sigue sobresaliendo ante la adversidad.

EL FC Barcelona golea de nuevo demostrando que él es el que manda. El Espanyol pierde sus primeros tres puntos en casa. Es la mayor goleada que el Barcelona le ha hecho nunca al Espanyol en su propia casa. Los Pericos deberán reponerse.

 


ALMERIA 0 - 8 BARCELONA. BRUTAL PALIZA JUSTO ANTES DEL CLASICO
Un rodillo llamado Barça 

De récord en récord. Así avanza el FC Barcelona en su difícil camino hacia la tercera Liga consecutiva. El equipo azulgrana no está para concesiones, ni siquiera a una semana de recibir al Real Madrid, y este sábado se 'merendó' al Almería con una goleada histórica: 0-8.

 
Incluso a los más culés más veteranos y con más memoria les costará recordar una goleada tan amplia como ésta a domicilio. Normal, porque hacía más de medio siglo que no se veía algo parecido . Desde el 0-8 a la UD Las Palmas, el 25 de octubre de 1959, ningún club de Primera había ganado por tantos goles fuera de su estadio.

'Máquina' Messi

Nunca antes, desde que Pep Guardiola inició su prodigiosa etapa al frente del banquillo, el Barça había acabado la 12ª jornada con tantos puntos. Y uno de los grandes artífices fue, de nuevo, Leo Messi. Una estrella que pulveriza registros a la velocidad del rayo. El argentino marcó por octavo encuentro consecutivo, noveno si se suma el de esta semana con su selección. Tres golitos más, y ya suma 101 desde que debutó en la Liga. Y eso con sólo 23 años. ¿Dónde está su techo, con cuántos acabará su carrera?. Imposible de imaginar.

Y eso que los azulgranas reservaron a algunas de sus figuras pensando ya en el duelo del 29-N ante el Real Madrid. Piqué, a una cartulina amarilla de la suspensión, se quedó en el banquillo, igual que Busquets, al que el técnico dio descanso. Sus recambios, el joven Fontàs y Mascherano, lo hicieron de lujo. El canterano se marcó incluso una asistencia en el 0-3 a Pedro que pudiera haber firmado el mismísimo 'Piquenbauer'...

El Barça habla en el campo...

Ya pueden hablar José Mourinho, sus seguidores y el 'aparato mediático' madridista. Porque con argumentos futbolísticos como los de este Barça, es imposible rebatir nada. Aunque parezca mentira, tiene razón el técnico del Almería, Juan Manuel Lillo, cuando dice que "cada partido del Barça hace malo el anterior". Y mira que es difícil...

La lluvia de goles se iició al cuarto de hora, con un golazo de Leo Messi. El argentino hizo la pared con su 'socio' David Villa, que le devolvió el esférico de tacón, y el argentino batió a Diego Alves con un zurdazo cruzado desde la frontal. (0-1, 16').

Dos minutos después, el segundo. Messi combinó con Xavi, el de Terrassa dio una de sus clásicas asistencias en profundidad a Iniesta, que le intentó devolver el balón. Corona lo rechazó, pero con tan mala fortuna que volvió a caer a pies del manchego... y a la segunda no perdonó. Y 'Don Andrés' le dedicó el tanto a su novia embarazada (0-2, 18').

La mala suerte de Acasiete

El tercero corroó a cargo del Almería. Acasiete marcó en propia portería al intentar rechazar en el área pequeña un 'pase de la muerte' de Maxwell, que se adueñó por completo de la banda izquierda, en ausencia del lesionado Abidal (0-3, 26').

Aún no se había cumplido media hora y el Barça ya lo había dejado todo sentenciado. Pero aún faltaba más. Mucho más.
 

Fontàs emuló a Koeman

El 0-4 llevó el sello de Pedro. Pero el mérito hay que atribuírselo, en buena medida, a Fontàs. El pase del canterano, desde el propio campo del Barça, al tinerfeño, recordó a los del mejor Koeman en la época dorada del 'Dream Team' de Johan Cruyff. Pedro, rapidísimo, rompió el fuera de juego y se quedó solo ante Alves. Y no falló (0-4, 35').

Un minuto después, en el 36', llegaba la 'manita'. Messi alcanzaba su gol 100 en la Liga rematando a bocajarro un gran pase de Pedro, que se había internado por la derecha. Alves llegó a despejar su disparo. Pero el rechace volvió a ser suyo... y Leo, como siempre, le fulminó (0-5, 35'). A este paso, habrá que cambiarle el apodo. Más que una 'pulga', este muchacho es una 'bestia', una auténtica 'máquina'.

El Almería pensaba que el suplicio no iría a más. Se equivocaba de medio a medio. Tras el descanso, llegaron tres 'dianas' más. Y eso que Guardiola reservó a Xavi, que cedió su sitio al prometedor Thiago, y a Iniesta, sustituido por Keita.

Bojan, que poco antes había entrado por Pedro, se sumó a la fiesta marcando el 0-6 (62'). El de Linyola elevó el balón ante Alves en su salida tras recibir un pase de... ¿quién si no?, Leo Messi. Más que un partido de fútbol, parecía ya uno de tenis: 'set en blanco'... y aún faltaban dos más.

Bojan se suma a la fiesta con dos dianas

Cinco minutos después llegó el 0-7. Jugadón de Bojan, que cedió el esférico a Villa y éste, desde la frontal, a Messi, que lo envió a la red tras el enésimo rechace de Alves. El asturiano no vio puerta en la magnífica noche del Barça, pero su aportación fue muy positiva.

El 0-8 llegó en el 72, obra otra vez de Bojan, a pase de Messi. Era el fin de fiesta de una noche para la historia. El Madrid puede tomar buena nota: este Barça es una apisonadora. El miércoles, ante el Panathinaikos en Champions, toca nueva cita.
 

ATLETICO DE MADRID, ATHLETIC, VALENCIA, SEVILLA, VILLARREAL...TODOS HAN SUCUMBIDO AL ENORME POTENCIAL AZULGRANA, QUE PASE EL QUE QUEDA...
Messi pinta otro cuadro en la noche de los ladrones 

El FC Barcelona recuperó de forma provisional el liderato de la Liga después de golear al Villarreal en otro magistral partido de Leo Messi. El argentino, con dos goles, y Villa, con otro, fulminaron a un rival que, a pesar del 3-1 final, puso las cosas muy difíciles. El árbitro pitó un fuera de juego a Messi que solamente el y sus secuaces vieron. El tercer tanto obra de Messi es en posición legal, a pesar del concepto del fuera de juego de algunos comentaristas pésimos de la Sexta, es tan fácil como tomar como referencia la línea que marca el césped, que por si alguno no lo sabe, es recta.

 
A fuerza de partidos titánicos como el de esta noche, el Barça-Villarreal se ha convertido en uno de los grandes clásicos de esta Liga. Ningún otro equipo, en porcentaje, había logrado arrebatarle tantos puntos a los azulgranas en el Camp Nou. Sólo cuatro veces, de once posibles, le habían vencido los catalanes en su estadio. Ahora ya son cinco. Aunque lo que se vio sobre el césped hizo honor a dicha estadística.

El 'submarino' demostró que su condición de tercer clasificado en la Liga no es fruto de la casualidad. Todo lo contrario. El Barça se las deseó para doblegar al sólido bloque de Juan Carlos Garrido, cuyo tándem ofensivo Nilmar-Rossi -14 goles llevan ya entre ambos esta campaña- inquietó con sus contras a los de Guardiola. Pero Villa, primero, y Messi, después, les ganaron la partida.

El Barça llegaba a la cita en un buen momento, después de haber ganado al Getafe en Liga el domingo pasado (1-3) y goleado al Ceuta en la Copa el miércoles (5-1). Pero esta vez no fue tan fácil. Costó lo suyo. El equipo salió con las pilas cargadas, presionando y atacando con ambición como de costumbre. Y tuvo contra sus cuerdas a su rival durante buena parte del primer período.

El primer gol estuvo a punto de llegar al filo del cuarto de hora, cuando Messi obligó a lucirse a Diego López con un remate a bocajarro de cabeza (13'). Fue el primer aviso en otra noche mágica del '10'.

Gol 'total' de Villa

El 1-0 se veía venir, y no se hizo esperar demasiado. Su autor fue David Villa, que inició la jugada recuperando un balón en la media. Iniesta combinó luego con Xavi, y el de Terrassa, con uno de sus pases en profundidad 'marca de la casa', dejó al asturiano solo ante Diego López. Y el 'Guaje' no perdonó: encaró y marcó batiendo al meta castellonense con un suave remate picado (21').

Tanto anulado a Pedro... y Nilmar empata

Después de ese momento el árbitro, Delgado Ferreiro, pasó a erigirse en uno de los protagonistas del choque, al anular un gol que hubiera sido el 2-0. Messi, rompiendo el fuera de juego -estaba un metro por detrás de la defensa- se fue solo a portería, y en última instancia asistió hacia adelante para Pedro, que marcó a puerta vacía... pero el tanto fue invalidado previamente por inexistente 'orsay' del argentino (26').

Y de lo que pudo haber sido el 2-0 se pasó al 1-1, ya que en la jugada inmediatamente posterior el Villarreal empató. La acción de Nilmar, eso sí, fue para quitarse el sombrero: el brasileño 'rompió' a los dos centrales azulgranas -Puyol y Abidal, que suplió al sancionado Piqué- con un gran quiebro y batió a Valdés con un potente disparo cruzado (26').

El tanto encendió los ánimos de los de Guardiola y, por extensión, a todos los culés. Y con el empate, el Villarreal se creció. Cada una de sus contras era para echarse a temblar. Y Rossi estuvo a punto de dar otro susto con un lanzamiento de falta desde la media luna del área que detuvo Valdés.

Messi marca el segundo... ¡después de una triple pared!

El descanso sirvió para apaciguar los ánimos. Y el Barça volvió a centrarse. Las aguas volvieron a su cauce. Y eso, casi siempre, significa que termina marcando. Y, casi siempre, el autor del tanto suele ser Leo Messi...

El argentino sumó su noveno tanto en el campeonato en el 58' (2-1), después de una de esas jugadas que acaban de dando la vuelta al mundo. Una triangulación más propia del billar que del fútbol. Messi combinó con Pedro en la frontal y, después de hacer una triple pared con el canario -sí, están leyendo bien, ¡tres paredes!-, batió a Diego López con su supuesta pierna mala: la derecha.

El Villarreal nunca bajó los brazos. Poco después (63'), Puyol se jugó la expulsión al derribar a Borja Valero -uno de los futbolistas que suenan como 'futuribles' del Barça- al borde del área. Por fortuna, el posterior lanzamiento de Rossi no tuvo consecuencias.

El '10' dedicó el tercero a Milito

Messi no había dicho aún su última palabra. Suyo fue el 3-1 (83'). Xavi sirvió para Pedro, que se internó desde el vértice del área, y su centro lo desvió Capdevila. Y el argentino, solo en el área pequeña, metió la puntita del pie lo justo para sentenciar. Un tanto especial, y que dedicó a su buen amigo Gabriel Milito, lesionado el miércoles pasado.

El Barça cumplió y se llevó los tres puntos con todo merecimiento. Habrá que ver ahora qué hace el Real Madrid en su visita de este domingo al Sporting de Gijón. Ahora está a dos puntos. Si no gana, el liderato será del Barça... 
 

FANTASTICO PARTIDO EN UN CAMP NOU QUE HA BORRADO DE UN PLUMAZO TODAS LAS DUDAS. VILLA SE REENCUENTRA CON EL GOL EN UN PARTIDO 10, MESSI SIGUE A LO SUYO...

Quiere fútbol?, ponga un pibe y un guaje en su vida! 

El mejor Barça ha vuelto. Si es que se fue alguna vez... Después de unas semanas de rodaje, después de aguantar los recaditos de los portugueses, después de asistir a dudas más bien poco justificadas, el Barça de Pep Guardiola volvió a lucirse. Y Messi y Villa marcaron a pares.

 
El fútbol de tronío retornó al Camp Nou coincidiendo con la vuelta de Xavi al once titular. La orquesta funciona mejor cuando el director se pone manos a la obra para llevar la batuta del equipo que mejor juego realiza en el Viejo Continente.  

De eso no hay ningún tipo de dudas. Sin embargo en este deporte en el que se aúnan lo azaroso con lo pendular, las incógnitas van apareciendo sin querer. Villa acabó con este lastre de manera espectacular con una genialidad a modo de golazo a la media hora. Antes Messi, ya había aplicado la ley del más fuerte marcando en los primeros instantes del partido.  

Si el FC Barcelona encuentra el sendero del gol rápidamente es casi imposible darle la vuelta al marcador. Es la hora del caño, del taconeo, de la danza y del espectáculo. Cuando el Barça establece su ideario fútbol-filosófico sobre el tapete no juega, baila.  

La opulencia del Barça es de una magnitud incalculable. No practica un fútbol funcional. Es más pasional, más pulcro. Si un jugador está en buen momento se lo transmite a sus compañeros. La dulzura del Barcelona reside en el reclamo total y absoluto a la colectividad. Al lucirse uno, brillan todos al unísono.

El doblete de Messi vino de la mano del de Villa que terminó con su sequía en el ensayo general antes del Clásico, que apunte Mourinho. El monólogo fue cada vez a más en las postrimerías del primer tiempo con la expulsión de un desencajado Konko, lateral de los que atacan mejor que defienden. Su predecesor en el cargo y ahora en el Barcelona, Dani Alves aprendió los gajes del oficio en este Sevilla llegando a convertirse en el adalid, el estandarte y la bandera del conjunto hispalense desde el carril derecho de Nervión. Ayer mismo dejó claro porque está entre los 23 candidatos al Balón de Oro. Es todoterreno, un diesel que se come a su atacante y a su defensor a la vez y que además marca goles.  

Es evidente la recesión que está viviendo el equipo que ahora dirige Gregorio Manzano. Pasan los años para los buques insignias y esto acaba repercutiendo a los Luis Fabiano, Kanouté y Palop, que ayer mismamente dejó su puesto por una lesión a Javi Varas. Buen portero que siempre le toca bailar con la más fea. Dos partidos en el Camp Nou en Liga y 9 goles. Aún así anoche fue el mejor de los de Manzano. Un equipo frágil y muy triste que no hizo más que percibir en primera plana el vendaval del Barcelona.  
 

EL BARCELONA GANA EN EL CALDERON EN UN GRAN ENCUENTRO QUE PUDO GANAR POR GOLEADA, POR CONTRA LA LESION DE LEO TRAS LA BRUTAL ENTRADA DE UJFALUSI PONEN LA NOTA TRISTE DEL PARTIDO

Victoria demasiado cara...

El Barça rompió el gafe de Guardiola en el Calderón con una trabajada victoria, en la que, sin embargo, Messi acabó lesionado


Un enfrentamiento entre Barça y Atlético de Madrid siempre es sinónimo de espectáculo. Y el de este domingo no fue una excepción. Ambos equipos evidenciaron sobre el césped del Calderón su particular manera de entender el fútbol. El Atlético: con su fútbol rápido siempre entregado al contraataque; el del Barça: mimando la pelota, buscando su combinación de mil y una manera y trabajando, trabajando mucho.

Con la asignatura pendiente de conquistar el Calderón, donde Guardiola todavía no había conseguido ganar como entrenador, el Barça saltó al terreno de juego con un once de gala en el que la única novedad fue Maxwell, que sustituyó a Abidal ausente por problemas familiares.

Pese a la presión de unos malos precedentes y la victoria del Madrid, el Barça salió ‘enchufado’ al césped del Calderón y poco a poco se fue haciendo dueño y señor del balón. Con un planteamiento muy valiente, con Alves y Maxwell actuando prácticamente de extremos, las ocasiones no tardaron en llegar. De hecho, la primera gran oportunidad de los azulgranas sería precisamente el punto de inicio de la gran victoria del Barça.

MESSI ABRE EL MARCADOR

Corría el minuto 13 de la primera mitad, cuando Villa estrellaba el balón al palo tras un gran pase en profundidad de Messi. El rechace, sin embargo, llegó a los pies de Pedro, que volvió a ganarle la espalda a la defensa colchera para habilitar de nuevo a Leo. Como no podía ser de otra manera, el argentino, echó mano de su repertorio de remates de mejor delantero del mundo, cruzó el balón e inauguró el marcador del Barça. ¡Qué grande eres pequeño!

Con el 0-1 en el marcador los de Guardiola se envalentonaron y gozaron de unos minutos muy plácidos en los que las ocasiones se sucedían y el Atlético se sentía cada vez más acorralado. Pero con un equipo como el de Quique Sánchez Flores no te puedes despistar ni un sólo momento. Y eso fue precisamente lo que pasó. Un cabezazo de Raúl García a la salida de un córner pilló desprevenidos a la defensa azulgrana (min.25), que vio como el Atlético igualaba el marcador y revivía a los colchoneros.

LA ‘GALLETA’ DE PIQUÉ

Lejos de desesperarse, el Barça supo jugar con cabeza y no dejó que los de Quique Sánchez Flores dinamitaran el partido con su juego de idas y venidas. Volvió a dominar el balón, volvió a combinar, volvió a marcar. Eso sí, en esta ocasión, el protagonista del gol no fue otro que el ‘príncipe de las galletas’. Con un control de pecho magistral, Gerard Piqué aprovechó un córner para batir a De Gea con un remate igual de magnífico (min.33).

El camino de la victoria estaba iniciado, pero a los de Guardiola todavía les quedaba mucho trabajo por delante. Y es que el encuentro tomó nuevos matices tras el descanso. El público del Calderón entró en escena y consiguió imprimir a su equipo la sensación de peligro que no había conseguido sobre el terreno de juego. Un peligro más psicológico que real, ya que los colchoneros en realidad apenas mostraron argumentos en ataque.

MESSI, KO

Lo cierto es que al Barça le costó llegar mucho más a la portería rival y cuando lo hizo le faltó puntería. Dos disparos de Xavi y Pedro en el primer tramo de la segunda parte, tres ocasiones de Villa, que no tuvo el día, y un error poco común de Leo Messi, que falló solo ante el portero, fueron el balance ofensivo del conjunto azulgrana a quien se le hizo un tanto larga la segunda parte.

Pese a todo, el Barça supo gestionar su ventaja en el marcador y sumó la primera victoria de la era Guardiola en el Calderón. Un nuevo reto superado que quedó completamente empañado por la imagen de Leo Messi saliendo en camilla del campo. El argentino tuvo que ser sustituido por Bojan en el tiempo de descuento después de una entrada monstruosa de Ujfalusi, que fue justamente expulsado. Esperemos que no sea nada.
 

MESSI, INIESTA Y VILLA TRITURARON A UN BUEN RACING DE SANTANDER QUE POCO PUDO HACER ANTE EL VENDAVAL AZULGRANA

Arrasando contra once...

El tiempo parece no pasar para este Barça. El equipo de Pep Guardiola inicia la Liga 2010/11 con el mismo ímpetu, ambición y excelente nivel de juego con el que acabó la temporada pasada. Su primer escollo en la carrera para revalidar el título lo superó como si nada. El Racing aguantó sólo tres minutos, los que tardó Messi el marcar el 1-0. Y los 87 restantes fueron un paseo. Con gol de Villa incluido.

El FC Barcelona empieza la Liga igual que acabó la anterior. Goleando y divirtiéndose. La víctima en esta ocasión fue el Racing de Santander (0-3), que nunca fue un obstáculo para el vigente campeón.

Messi inauguró el marcador a los dos minutos del pitido inicial y tuvo en sus botas ocasiones para que el resultado fuera aún mayor. Un golazo de Iniesta desde fuera del área y el estreno goleador en Liga de Villa con el Barça completaron la victoria.

Se fue Ibrahimovic y no cambió nada, como era de prever. El club catalán ha fichado un delantero con tanto gol, o más, que el sueco. David Villa, al que se le vio ansioso durante todo el partido por conseguir su primer gol oficial con su nuevo equipo --ya marcó en el Gamper-- tuvo su premio en el segundo acto cuando mandó el balón a la red con un testarazo inapelable.

Pero los hilos los llevaron Iniesta y Messi. El manchego, que este verano se ha convertido en leyenda con su gol en la final del Mundial, empezó compartiendo tripleta atacante con el argentino y el asturiano. El y su 'guante' dibujaron el primer pase en profundidad en el minuto 3. Se encargo de dejar solo al rosarino y éste, con una vaselina suave, no perdonó.

Aunque el Racing intentó combinar y proponer algo, cuando un equipo con los mimbres Barcelona se pone por delante es muy complicado sobreponerse. Toques innumerables y rondos eternos, desbordar al rival. Es la fórmula de los 'culés', que allanaron el camino en el 33 con un soberbio gol del de Fuentealbilla desde fuera del área.

Siempre se habla del potencial ofensivo del Barcelona. Así que Víctor Valdés, que ya ha probado la inigualable sensación de ser internacional, quiso su parte de protagonismo y detuvo de manera magistral un penalti a Tchite cuando quedaban diez para el descanso. Villa puso el tercero, pero fue en fuera de fuego y tuvo que esperar hasta la reanudación.

Corría la hora de partido y en una de las infinitas subidas de Alves por la banda derecha, el brasileño puso un centro que el de Tuilla no desaprovechó y cerró la goleada con un cabezazo soberbio al palo largo de Toño, que se vio recogiendo el balón de las mallas por tercera vez. Goleada del campeón y festival para comenzar.

Con el partido ya decidido, el Barcelona dosificó fuerzas y el Racing administró las pocas que le quedaban, por lo que disminuyó la intensidad del partido y únicamente se vieron algunas acciones aisladas de calidad, pero con poco peligro, salvo un disparo a bocajarro del argentino Ariel, que desvió Valdés y otro de Adrián que también detuvo el guardameta.

Villa fue despedido con mucho aplausos e Iniesta con una gran ovación cuando fueron sustituidos por Bojan y Adriano respectivamente.

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Esperando contenido...


FC Barcelona online
free counters





Directorio webs
Afiliados Vip




Publicidad


_______
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=